Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_1115x116_1_1.png

Educación y ética para una ciudadanía mundial

Por Mario Germán Gil Claros
Magisterio
20/03/2018 - 11:15
0
Foto de Pixabay

“Las escuelas son tratadas como espacios para escuchar y absorber, pero nunca se prioriza el análisis, la indagación y la resolución de problemas” Martha C. Nussbaum. Sin fines de lucro* 

Las preguntas que surgen respecto a la escuela y al ciudadano son: ¿Qué tipo de ciudadanos está formando la escuela para nuestro presente, en especial la educación superior? ¿Qué papel juegan las humanidades en ella? Cuando hablamos del aporte de las humanidades, ya no son sólo las humanidades clásicas como la filosofía, la historia, entre otras, sino otras manifestaciones nacidas en nuestra actualidad, que se han gestado durante años, muchas de ellas de manera conflictiva, como son los estudios de género, los debates sexuales, los problemas del entorno natural, etc., que de una u otra forma se confrontan en los modos de vida de hombres y mujeres en el mundo escolar, a través de un currículo incluyente. “Los profesores de hoy en día están formando a los futuros ciudadanos en una época de diversidad cultural y de creciente internacionalización”. Lo que hoy suceda en el mundo nos afecta a todos por igual, indirecta o directamente. En este sentido, no sólo el termómetro es lo económico, sino todo aquello que afecta la cosmovisión humana, “como ciudadanos de un mundo complejo e interconectado”. La idea es de un ciudadano para el mundo y no para una región específica, lo cual exige abrirnos a otras formas y condiciones de vida que confrontan la nuestra.

+Lea: La formación de una ciudadanía social

 Desde su postura clásica liberal - griega, Nussbaum dice lo siguiente: “Cuando preguntamos sobre la relación entre una educación liberal y la condición de ciudadano, estamos planteando una pregunta de larga historia en la tradición filosófica occidental. Estamos recurriendo al concepto de Sócrates de la <vida en examen>, a las ideas de Aristóteles sobre ciudadanía reflexiva, y sobre todo a las ideas estoicas de griegos y romanos sobre una educación que es <liberal>, en cuanto libera la mente de la esclavitud de los hábitos y la costumbre, formando personas que puedan actuar con sensibilidad y agudeza mental como ciudadanos del mundo”. La propuesta de Nussbaum descansa en una educación liberal clásica estoica, propuesta que va en contravía de una educación rentista e instrumental, que Basil Bernstein ha llamado identidades pedagógicas, des-centradas-neoliberales. 

¿Cómo cultivar los principios liberales clásicos estoicos en la escuela? Es algo que tiene que ver directamente con los intereses de políticas oficiales y con el ejercicio del poder. Nussbaum busca la respuesta en la lealtad del ser humano para con la humanidad, principio manifestado por Kant, en medio de la pluralidad, desde una mirada y postura inclusiva que se manifiesta a través de tres posturas: 

1. El examen crítico de sí mismo. Es la vida examinada (Sócrates), lo cual exige para Nussbaum la habilidad rigurosa de poder razonar, donde se ponen a prueba nuestros juicios desde una postura ética. 

2. La importancia del anterior punto se da en poder deliberar y no tomar decisiones apresuradas, pragmáticas. En este sentido se cultiva un ciudadano democrático, capaz de interactuar con los demás y de reconocer al Otro como parte de mi mundo, lo cual exige conocerlo. 

3. El cultivo de la imaginación narrativa. Es la capacidad de poder pensar como el Otro, estar en su lugar, en sus zapatos. Es la capacidad de comprensión, desde las emociones hasta los razonamientos de manera crítica.

Estas tres posturas para Nussbaum encierran la propuesta de ciudadanía mundial, que parte de la antigüedad y no del pensamiento liberal moderno. El objetivo es formar ciudadanos con una alta capacidad de razonamiento lógico, pero también con capacidad de amar, imaginar y ser un ser-humano; en lo que sería un ciudadano universal que piensa por sí mismo. La idea está cargada de un fuerte optimismo humanista, a pesar de las adversidades. Son aquellos capaces de defender sus ideas con argumentos sólidos y razonables. “El cuestionamiento filosófico surge donde quiera que estén las personas” (…) “La filosofía aparece cada vez que las personas son alentadas a pensar por sí mismas, cuestionando a la manera de Sócrates”  Lo que se pretende es una democracia reflexiva y deliberante, que toma en serio el bien común. “No es bueno para la democracia que la gente vote basándose en los sentimientos que han absorbido de los medios de comunicación y que nunca han cuestionado”. La intención es cultivar una razón con rigurosidad y firmeza en el momento de ejercer la democracia en el sentido de Nussbaum, que ha de sentir los efectos esperados.

ANUNCIO
banner_magisterio_336x280_1.jpg

+Lea: El clima escolar como primera dimensión de la escuela constructora de paz

 Lo valioso está en poder ser reflexivo, deliberativo, crítico, propositivo y participativo, en los asuntos públicos y políticos, aunque nos volvamos incómodos, sospechosos y perseguidos, pues lo que se pretende es ser dueños de sí mismos en dichos asuntos. “Sócrates reconoce esto al sostener que la educación progresa no por adoctrinamiento del profesor, sino por el escrutinio crítico de las propias creencias del alumno” En otras palabras, un sujeto capaz de cuestionar y de transformar las vidas, sin ninguna pretensión elitista, sin que tenga que decirle al común de los ciudadanos qué deben hacer racional, moral y políticamente en los espacios públicos. Es lo que caracteriza a la democracia, según Nussbaum, siguiendo a Sócrates, pues para ella el derecho y uso de la razón en política, es para todos, al igual que la moral pública; esto último pasa por los marginados, los excluidos.  “La exitosa integración de grupos excluidos, su reconocimiento como ciudadanos merecedores de igual respeto depende de materializar su potencial para la autonomía racional y el autoexamen socrático. Nuestras instituciones de educación superior tienen una importante función que desempeñar en este proyecto”

Por tanto, la escuela, la educación, la formación moral del ciudadano debe ser incluyente en todos los órdenes, asumido en la perspectiva de una democracia práctica.

Para acceder al texto completo visite: REDIPE - Boletin virtual: Educación y Ética para una ciudadania mundial. 

+Conozca el libro Saber SABER Ciudadanía. Guía del maestro

Bibliografía 

Nussbaum, Martha 2005. El cultivo de la humanidad. Un defensa clásica de la reforma en la educación liberal. Paidós. Barcelona. España

Foto de Pixabay